Entradas

La histérica

Imagen
Hace 11 años ya. 11 años. Se dice pronto.
Solo quería sentirme deseada, querida y valorada.
En lugar de todo eso encontré dependencia emocional, toxicidad, control.
No estoy orgullosa de la persona que fuí. Hice cosas que me da vergüenza reconocer.
Como llamarle sin parar y llorar en medio de la calle para que no me dejara.
Esa era yo.
La histérica que la gente creía que era.
Repleta de ansiedad y de miedo.
Un trato sutil pero efectivo que simplemente me anuló. De mi se podía aprovechar económica, emocional y sexualmente.
Sentir ese dolor en el pecho, ese dolor que te dice que sin él no habrá nada ni nadie, que todo será oscuridad.
Solo quería ser bonita para alguien, tener sexo por primera vez, saber que era tener un compañero.
Solo quería vivir lo que ya habían vivido casi todas mis amistades.
Aprendí a verme mal, a envidiar a otras mujeres, porque siempre te pueden dejar por alguien más delgada, aprendí a perdonar todo, aunque fuera una basura, aprendí que yo no servía más que para…

Aaron Carter: cuando haces pop al capitalismo y al cisheteropatriarcado.

Imagen
Corría el año 96 y yo tenía 11 años. Una de mis tías había escuchado "Quit playing games (with my heart)" en la radio (1) y disponía del primer cassette de Backstreet Boys (BSB) (2). A partir de aquí y de las revistas llamadas "para chicas" (3) - donde me enseñaron a ser una mujer sumisa al hombre, a creerme amiga de las estrellas pop y una de las suyas- me convertí en fan. Soy en parte un producto de finales de los 90 y principios de los 2000, una nostálgica envuelta en reportajes, bailes y cintas VHS con videoclips grabados de los 40 principales. Mi lado activista debe convivir con este lado irracionalmente amante de una época en la que esta niña aspiraba a ver la MTV en casa de alguna privilegiada que pudiera disponer de acceso al susodicho canal.
(3) Izquierda. Revista Super Pop. Derecha arriba. Bravo. Derecha abajo. Vale. Las principales revistas para adolescentes de los años 90 en el Estado Español. 
Las contradicciones viven en mi y yo me las intento gestion…

Madres

Imagen
Madres dolidas, frustradas, olvidadas, invisibles. Madres de una generación donde tu mapa vital era casarte y tener hijxs, por encima de las aspiraciones personales. Madres resignadas. Sin autoestima. Creyéndose que no valen nada. Madres que proyectan a su vez todo esto sobre sus hijas. Un tira y afloja de dolor y destrucción tejido felizmente por el heteropatriarcado. El padre siempre será el guay, el que nos llevaba a Viveros. Al que debemos conquistar. El padre no se ha comido nuestras movidas 24/7. Pero él, es el héroe. El cabeza de familia.
No se como se remienda todo esto. Este enfrentamiento generacional y también patriarcal. La sociedad sobre las espaldas de nuestras madres.
La opinión y el estima que más me importa es el de ellas. Pero no se dejan ayudar. Ya están cansadas. Y no creen en nada mejor. Mi autopercepción se va un poco bastante con ellas. Decidles que son importantes por encima de los hombres. Y que somos aliadas. 
Que pena de todo.

Aviso: suicidio, acoso escolar, gordofobia, carta dedicada a Lucía.

Imagen
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.

El 10 DE ENERO
El 10 de Enero hizo un año que Lucía de 13 años se suicidó en Murcia. Este caso me llegó al corazón. El desencadenante de este horror: el acoso escolar. Algo que no dicen en prácticamente ningún medio es que Lucía sufría gordofobia: era la gorda fea de la clase.
Tod@s de alguna forma hemos matado a Lucía y a todas aquellas personas que nos parecieron demasiado raras en algún momento y tuvimos la imperiosa necesidad de joderles con un chiste barato.
Recuerdo a las presentadoras de los informativos hablando del caso de Lucía. Esas presentadoras delgadas, guapas, jóvenes. Ninguna gorda. Ninguna fuera del cánon. A Lucía le dijimos tod@s sin decirle que su cuerpo estaba mal, que debía ser otra, más ligera y más hermosa. El éxito no se pone de parte de las mujeres que no atraen bonitas palabras. L@s compañer@s solo verbalizaron lo que nos dicen las revistas con sus fotos y las series y las novelas de amor y la ropa de los grandes almacenes.
Ojalá…

Visibilidad VS. Poder.

Imagen
Me paso gran parte de mi vida pensando en la heteronorma, en las relaciones hombre-mujer, en la masculinidad, en como ser más yo y menos el rol que me han asignado. Hoy he visto un cortísimo vídeo pero muy tremendo donde una persona afirmaba que la heterosexualidad no es una orientación sexual es un régimen político. Me ha encantado esta definición y he empezado a rumiar mis ideas, como hago siempre.

La heterosexualidad es la orientación sexual- y/o régimen político- que nos impone el sistema para ser visibles, para tener un papel social, para existir. ¿Es una elección total de las mujeres ser heterosexuales o es simplemente la opción tras la cual nos han dicho que pasaremos a ser personas?

Nosotras somos tras la mirada de los hombres, nuestro valor es este, así que nos pasamos la vida intentando ser algo para ellos, que nos miren, nos tengan en cuenta, alcanzar la definición de "mujer" con todo lo que ello conlleva. La heterosexualidad "es lo que toca en la vida" …

Sangro

Imagen
Sangro en esta noche tan larga
como sangré a los 11 años en mis bragas.
Pasé a ser "mujer" y me sentí señalada.
"No te fíes de los hombres", comentaban.
El mundo me pareció una fiesta
a la que no estaba invitada.
Y caí en la cuenta de que no era nada.
Sangro como sangré en el colegio,
ocultando la mancha.
Sangro 22 años después sobre esta cama.
No quiero ser esta sangre,
solo quiero ser respetada.
No quiero ser esta sangre,
solo quiero mis alas.



No compitas, somos aliadas

Imagen
Creo que a veces nosotras mismas caemos en eso de darle poder a los tios (porque sí, estamos en el mismo sistema todas). He pensado algunas cosas que podrían ayudar:
- No compitas con otras mujeres especialmente delante de hombres. - No las descalifiques por su físico especialmente delante de hombres. - No hagas correr rumores de mierda sobre mujeres para tener la atención de los tios. - No intentes ser el centro de atención a costa de otras mujeres del modo que sea. - No aceptes de tios que te hablen como si fueras una niña de 2 años. - No aceptes que te toquen si no quieres (abrazos que no deseas o incluso miradas que no te molan). - Di más veces NO. Es liberador. Y no des explicaciones por ello. - Pon sobre la mesa el tema de los cuidados. Deconstruirse sin cuidar es una chorrada. - Pon en tela de juicio la versión de los tios. - Valora mucho más a tus amigas y a las mujeres de tu vida y sus logros. -  No valores tan desmesuradamente cosas que hacen los tios y que es su DEBER, yo …