Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2010

Inteligencia In Da Club

Imagen
La discoteca repleta. Las copas por todas partes. Los cuerpos desinhibidos. Un choque cualquiera entre el tumulto de gente que no percibe límites y considera que su libertad está por encima de la de los demás.
- Perdona, chavala- dice el macarra de turno, que a pesar de haber pasado la treintena se niega a que sus neuronas crezcan.
- No pasa nada- contesta la muchacha de veinticinco años que está inmersa en unas risas con sus acompañantes.
- Te he dado con el pecho... pero en realidad quería darte con mi polla- le suelta el susodicho macarra, seguido de cuatro alaridos con sus compañeros de fiesta. Su aspecto de machos ibéricos desfasados explosiona con cada carcajada.
La joven por su parte prefiere callar envuelta en mil demonios que se la llevarían en ese preciso momento si no fuera porque sus amigas la apartan a un lado. Su impotencia se traduce en una mirada inquisidora. El macarra se percata y vuelve a la carga.
- No me mires así. ¿Qué pasa, qué eres una chica fina? Vale, mi pene quer…

Complejos

Imagen
- ¿Has visto mis muslos y barriga? - Sí, claro. ¿Qué les pasa a tus muslos y a tu barriga? - ¿Qué no les pasa?, ¡mejor dicho! ¡Les pasa de todo! - ¿Qué? - Para empezar son tan gordos que si hundes el dedo puedes caer en un abismo infinito, a veces me da miedo que desaparezcas entre ellos. Por no hablar de la celulitis, que cuando me muevo parezco un flan temblando. ¡Y ya no te digo las malditas estrías! - ¿Qué son las estrías? - ¿Cómo? ¿No te has fijado? - No... - ¡No me lo creo! - Creételo... ¿qué son? - Mira, las rallitas estas. Salen de engordar y adelgazar, cuando la piel se estira. Mira, tengo tantas que un día creo que me abriré del todo y podré enseñar mis órganos internos. - ¡Que bestia que eres! - ¡En serio! ¡Mira! ¡Son asquerosas! - No me lo parecen... - No mientas, sí lo parecen... - Lo que tú digas... Voy a la cocina, ¿traigo helado? - Sí. - Pero te lo traigo con una condición... - ¿Qué condición? - Que me dejes morder y saborear esos muslos y esa barriga durante toda la noche.