Complejos




- ¿Has visto mis muslos y barriga?
- Sí, claro. ¿Qué les pasa a tus muslos y a tu barriga?
- ¿Qué no les pasa?, ¡mejor dicho! ¡Les pasa de todo!
- ¿Qué?
- Para empezar son tan gordos que si hundes el dedo puedes caer en un abismo infinito, a veces me da miedo que desaparezcas entre ellos. Por no hablar de la celulitis, que cuando me muevo parezco un flan temblando. ¡Y ya no te digo las malditas estrías!
- ¿Qué son las estrías?
- ¿Cómo? ¿No te has fijado?
- No...
- ¡No me lo creo!
- Creételo... ¿qué son?
- Mira, las rallitas estas. Salen de engordar y adelgazar, cuando la piel se estira. Mira, tengo tantas que un día creo que me abriré del todo y podré enseñar mis órganos internos.
- ¡Que bestia que eres!
- ¡En serio! ¡Mira! ¡Son asquerosas!
- No me lo parecen...
- No mientas, sí lo parecen...
- Lo que tú digas... Voy a la cocina, ¿traigo helado?
- Sí.
- Pero te lo traigo con una condición...
- ¿Qué condición?
- Que me dejes morder y saborear esos muslos y esa barriga durante toda la noche.

Comentarios

pepe ha dicho que…
El amor no sabe de estrías físicas, solo ve belleza porque solo hay belleza.

Entradas populares de este blog

La hetera gorda

El deseo

La gordura en la televisión: Friends.