viernes, 21 de julio de 2017

Binomio Mujeril




https://www.facebook.com/luciaybego/
http://binomiomujeril.tumblr.com/

Projecte fotogràfic feminista. La censura de Tumblr i FB fa que no pugam gaudir de tot el seu treball.
A donar-li Like!

martes, 18 de julio de 2017

GUIA PRÀCTICA PER A ENTENDRE LA NEGACIÓ D' OPRESSIONS


Tot està relacionat. Cada dia sóc més conscient. Les diferents opressions també i l'obstinació a negar-les per part d'algunes persones reprodueix una vegada i una altra el mateix esquema. El sistema dominant ens esquitxa i els seus missatges ens queden dins. Cal fer una purga si volem transformar aquesta societat.



Em plantege aquest text des d'un prisma pedagògic, clar, senzill i directe. Aquests són alguns dels arguments amb els quals es fan invisibles lluites que no interessen:



1- NOVETAT



No totes les lluites tenen la mateixa trajectòria històrica. El sistema va creixent i reproduint noves opressions. Des d'aquest context, molta gent mostra suspicàcia i reticència quan senten parlar d'un tema que els resulta nou. Salten els prejudicis i les idees preconcebudes. Una de les més recurrents és associar tot el nou amb burgesia. D'aquesta manera, intenten neutralitzar els nous discursos, associant-los amb un grup de persones amb alt nivell adquisitiu que no tenien altra cosa millor que fer que inventar-se un activisme.



2- NATURAL / NORMAL



L'argument de "és natural, és normal" és el més usat per aferrar-se al immobilisme i no haver de qüestionar-se res. D'aquesta manera ens diuen que si alguna cosa ha estat així per molt temps, no pot ser modificada. Exemple: "El natural / normal és la parella heterosexual", "el natural / normal és que els homes siguen més agressius que les dones i de vegades no actuen correctament". D'aquesta manera, interioritzem opressions i les fem quotidianes. Intentar canviar sona a una utopia impossible que vol anar contra una mena d'instint arrelat en el nostre ésser.



3- ÉS UN TEMA PERSONAL



Com no va a ser en part una qüestió personal per a mi la lluita feminista, la lluita de classes o la lluita del País Valencià (PPCC)? Totes aquestes lluites (i altres) conformen una part de la meua identitat, és innegable. En qualsevol cas això no vol dir que les opressions que patisc siguen casos aïllats, més aviat són el reflex d'estructures de poder sobre col·lectius específics, als quals pertanc. L'argument del cas aïllat ve a dir que pot ser que hages patit "alguna" d'aquestes opressions però que en aquesta societat hi ha "algunes" persones dolentes, descontextualitzant i negant l'estructura de poder que hi ha darrere.



4- NO ÉS IMPORTANT



Si un tema és personal, com va ser important? Des d'aquest qüestionament ens vénen a imposar altres lluites com realment necessàries, infravalorant el nostre discurs i el nostre espai d'activisme. Aquesta és una estratègia molt patriarcal on les lluites es jerarquitzen i "alguna persona" (generalment, que ha assumit el rol de mascle alfa) imposa el seu criteri sobre el de les altres persones. No se suposa que el dret a decidir de cada persona és essencial? Al meu entendre si. Si alguna persona decideix militar amb major èmfasi en una causa, no té cap sentit negar aquest dret i intentar imposar una altra militància. D'altra banda, és compatible estar al capdavant de més d'una lluita.



5- "AMOR"



Aquest argument és tremendament pervers i reflecteix la crueltat d'un sistema construït sobre els col·lectius oprimits. Faré ús d'un exemple molt significatiu: "Li ha pegat una pallissa perquè la vol tant que no va poder controlar-se, a més potser ella ha fet alguna cosa". Seguint amb l'exemple, trobem que es fa ús d'aquest suposat amor que el marit té cap la seua dona descentrant l'atenció del fet fonamental, la dona ha estat agredida físicament, per fer dubtar i qüestionar la persona que ha estat atacada. D'aquesta manera, es resta importància a un fet de màxima crueltat i es culpabilitza la víctima. Des de fa algun temps vinc mostrant un gran interès per la gordofòbia, com a dona grassa que es surt de l'esquema corporal normatiu. L'amor que la gent mostra cap aquesta qüestió ve sempre embolicat en un discurs sobre la preocupació per la meua salut. Tots i totes creuen que parlar sobre gordofòbia és fer apologia de la grassor, per tant d'una malaltia. No serà que vull justificar els meus fracassos amb les dietes? És llavors quan he de sentir frases insultants sobre el meu cos, la meua manera de viure la meua corporalitat, però clar, tot és fa per la meua salut i pel meu bé. Això acaba reflectint que la gordofòbia que rep té sentit i que he d'acceptar aquest fet.



6- ELS PRIVILEGIS



D'on vénen aquests discursos? Des de que perspectiva són llançats? Potser des de gent amb alguns privilegis? Quan ets part privilegiada empatitzar amb la part oprimida és tasca complicada. Primer, perquè tenim un desconeixement gran sobre aquesta realitat i segon perquè reconèixer-nos com a responsables en algunes opressions suposa confrontar-nos amb les nostres pràctiques diàries i el que som. És més còmode, no fer aquest procés, negar els propis privilegis i seguir el camí. Però a més de còmode és injust. Seguint amb l'exemple sobre la gordofòbia, crec que pocs homes (parle des d'un prisma cis) volen qüestionar aquest tipus d'opressió centrada en el pes, perquè ells viuen una situació de privilegi en el sistema heteropatriarcal i d'alguna manera veuen un gran avantatge en seguir controlant a les dones des dels seus cossos, perpetuant el rol de mascle alfa que ha de lluir una parella atractiva al seu costat per a ser reconegut socialment. Pel que fa a les dones normatives, gaudeixen d'una visibilitat, una posició que no reben la resta, on són admirades en base al seu atractiu físic.



7- NO ÉS POLÍTICA



Si un tema és "nou", "és normal / natural", és personal i per tant no importa, a més és negat pel bé de les persones oprimides i en benefici de les persones privilegiades, la conclusió a la qual arribem és que no és un tema per debatre en els espais de militància que freqüentem. Però recordem, TOT ÉS POLÍTICA.



* He fet ús d'alguns exemples que em són propers. Convide a la persona que m’estiga llegint a aplicar aquests arguments a la seua realitat per analitzar aquests sis passos bàsics.



lunes, 17 de julio de 2017

La heteronormatividad nos dejó fuera


La heteronormatividad nos dejó fuera.
Por fexs.
Por gordxs.
Por poco masculinos.
Por poco femeninas.
Por indefinidxs.
Por tener demasiado sexo.
Por tener muy poco.
Por responder al machirulo.
Por no ser un machirulo.
¿Cómo encajar con tu amor romántico?
¿Qué somos si no somos monógamxs?
¿Qué somos si no somos poliamorosxs?
¿Qué hacemos las heteras asqueadas?
No hay respuestas.
Vírgenes a edades que nadie espera
preguntándose porque nunca 
fueron invitadxs a salir un sábado noche.
Educación sexual de pandereta.
El preservativo que te dieron 
en el instituto ya ha caducado.
Y me dices que todo es perfecto.
Todo tan equitativo e igualitario.
Todo sexo seguro, consentido y mega-placentero.
La falsa ilusión de la modernidad, del progreso.
¿Desde que pedestal me lo dices?
¿Te crees que me lo creo?
El discurso de "los problemas están en vidas ajenas".
Mentira.
Heterodisidencia para partir tu masculinidad.
Heterodisidencia para empoderar la feminidad.
Heterodisidencia o barbarie.
¿Dónde está quién administre 
estas emociones y sentimientos?
Hijxs de los celos y el miedo al futuro.
Hijxs del "no puedes fracasar".
Hijxs del maltrato psicológico.
Sexo para todxs.
Amor para todxs.
Todas las posibilidades con todxs.
Ideal que no llega.
Que no es.
¿Dónde estamos?
¿Entre el camino del querer y no poder?
Sumamos frustraciones y dudas.
Me quedo escribiendo.
Expulsada del Club de los Chicos.
No.
Sé.
Qué.
Pasa.
Hoy.
Una caricia sincera sería el mejor sexo.

sábado, 15 de julio de 2017

L'heteropatriarcat perjudica la salut mental

http://kaosenlared.net/lheteropatriarcat-perjudica-la-salut-mental/



"Tot allò catalogat com a femení es pitjor considerat. Per això les qüestions relacionades amb sentiments i emocions són ridiculitzades: les dones som exagerades, histèriques, ploraneres. Per la seua banda, els homes que manifesten major sensibilitat corren el risc de ser maricons, nenetes, calçasses i la seua masculinitat és qüestionada constantment. A un món construït sobre el paràmetre masculí on es valora la força, la violència, l’agressivitat i la competitivitat per sobre de totes les coses, com anem a abordar les causes, els tractaments i les possibles solucions de les depressions, ansietats i els diferents trastorns mentals si no és des de la vergonya i el menyspreu?".

martes, 11 de julio de 2017

Sal y azúcar

Crema para las estrías. Crema anticelulítica. Crema antiarrugas. Crema reafirmante. Depilación. Dieta. Pastillas para quitar el apetito. Manicura. Ódiate. Transforma tu cuerpo. Mejóralo. La gordura no es una posibilidad. Ódiate más. Busca el éxito. Busca pareja. Sigue odiándote. Es por tu bien, pedazo de basura. Valla publicitaria. Modelo. Revista. Modelos. La epidemia de la obesidad. No valgo nada. No soy nada. Me tapo. Me escondo. Stop Gordofobia. Stop vuestras mierdas. Stop los prejuicios. Grito fuerte. Aprieto los dientes. Me libero. Mi desnudez es política. Visibilidad o barbarie. Gorda empoderada. Paz con una misma. El amor es revolucionario. La autoestima por bandera. Tanto que decir. Tanto que hacer. Tantas marcas preciosas. Lorzas disidentes. Muerdo. Mastico el heteropatriarcado. Vomito el capitalismo. Abrazo comunitario. Mi cuerpo es saber popular. Y rompo la norma. Me la guardo en el ombligo. Y salgo a la calle. El reto de ocupar espacios. El reto de mirarse al espejo. El reto de ser yo. Batalla en la piel. Sal y azúcar. Voy a ganar.

C.K.




lunes, 3 de julio de 2017

OLAIA, LA COMPA GROSSA

Sovint vaig amb un amic i els seus gossos a passejar. Aquesta senzilla activitat em motiva molt. Estime a les meues gates però els gossos són també un encant.
Olaia és una braco divertidíssima. Tol el món diu que és tremendament grossa. Té un bon llom. Una bona panxa. No és una braco normativa. No és una braco entrenada per caçar.
Olaia és una braco que corre i sembla sempre feliç. Em saluda amb mil salts, mil besets i espera jugar amb mi.
Olaia està bé de salut. Olaia corre. Olaia és amorosa i dóna alegria.
Miro al Olaia i pense que és una aliada grossa.


Toque la seua panxa, li dóne una abraçada. Quan es posa cap per amunt puc veure tota la seua immensa bellesa.
Olaia juga amb gossos i gats. I dóna molts llepades. A vegades massa. Però sempre amb bons propòsits.
Olaia sent cada dos per tres la paraula grossa. La grossa de Olaia.
Olaia segueix movent la seua cua i demanant afecte.
Olaia és una representació positiva de la grossor. Fa exercici, juga, rep i dóna amor, es mou, trasteja.
Olaia és Olaia. I és perfecta.

(Gràcies Eva i Jesús).

lunes, 26 de junio de 2017

sábado, 10 de junio de 2017

Et calles

Treballes.
I calles.
Dónes afecte.
I calles.
Ell arriba a gerent.
Ell controla la relació.
Tu... 
Boja.
Histèrica.
Poc professional.
Redactes estadístiques.
I calles.
Fas la campanya electoral.
I calles.
Cuides als xiquets.
I calles.
Sempre calles.
Sentint que ets poca cosa.
Menys que poca cosa.
Menys que menys que poca cosa.
I crides.
I et fan el buit.
I calles.
Algú ha dit que t'ha vist en la consulta d'un psicòleg...
Ara s'entén tot.
S'entén que ell no la estime.
S'entén que deixe el treball.
S'entén que deixe el partit.
S'entén que no signe l' article.
S'entén que siga una mare dolenta.
I roda el món.
I calles.
Amb tant que dir.
Tant que fer.
Tant que compartir.
I estàs en aquella habitació.
A soles.
I et reconcilies amb tu mateixa.
I no et calles.


jueves, 1 de junio de 2017

¡Femilustración!


Autora: R. Godino M.

martes, 30 de mayo de 2017

El señor de Forocoches que vive en mi cerebro

No sé si es posible ser heterosexual sin sufrir. A ver, todas las personas sufrimos en nuestras relaciones igual que disfrutamos, sin embargo me parece que el sufrir es casi algo que va de la mano de la heterosexualidad. Personalmente, no sé relajarme, evadirme como me gustaría. ¿No sé o no me dejan? Hay una barrera en mis relaciones sexo-afectivas con los hombres cis con los que he estado o puedo estar o estaré en algún momento. Intento buscarme en todo esto y encontrar mi sitio y sobre todo huir del sufrimiento sin necesidad alguna.

Hace un año sufrí un ataque por parte de los señores de Forocoches. Una amiga me dijo que un señor de Forocohes vive en mi cerebro desde entonces, haciéndome la existencia un poco más difícil. Me pareció algo que describe mi situación perfectamente. Que conste que tras un año de absoluta mierda conmigo misma me siento más fuerte. Pero a veces viene ese señor con su voz de macho alfa a posarse sobre mis ideas. Es un rollo. Para que negarlo.

Hace años decidí que yo con mi vida hacía lo que me daba la gana. Quería a mi manera, practicaba sexo a mi manera. Alejaba las ideas que nos han inculcado gracias al patriarcado: "eres una puta", "una mujer no tiene que ser una facilona", "si follas en la primera cita, no te haces respetar", "el sexo sin amor muestra falta de autoestima", "las mujeres gordas follan por desesperación", "quién se folla a una gorda es porque no tiene nada mejor que hacer", "quién folla con gente fea es porque todo le sirve"... etc. 

Me gustaba quién me daba la gana. Me daba igual si era más o menos guapo. Era mi elección. Y punto. Ligaba si me daba la gana. ¿Por qué no voy a poder gustarle a nadie? ¿Por qué no poder tener sexo desde el respeto aunque al día siguiente decidamos tomar caminos diferentes? ¿Qué pasa por ser gorda? ¿Acaso la gente gorda tiene que vivir en una burbuja encerrada? ¿Acaso el atractivo físico solo es uno? ¿Acaso nada más influye en el deseo? Me revelaba contra el prejuicio y contra las ideas establecidas.

Con el paso del tiempo y al tomar conciencia feminista, fui dándome cuenta de todas las trampas del heteropatriarcado. De todas las frases relacionadas con mi peso de hombres que apreciaba, de los comportamientos de hombres cercanos a mi hacía otras mujeres o hacía mí misma, de lo difícil que es construir una alternativa al modelo de relaciones heteronormativas que tenemos, fui dándome cuenta de como me objetivizaban y de toda la gordofobia, de los prejuicios, de la presión sobre la pareja y sobre la belleza, de la presión sobre el sexo y el amor, de las conversaciones entre hombres, de los mensajes que esos hombres se mandan hablando de nosotras. Y entonces llegó el hilo de Forocoches con mis fotos. 

"Una gorda que no sirve para nada, que no puede ser vegetariana con ese peso", "una gorda fea que no puede aspirar a un buen hombre porque ella no es ni un uno de tía". Mis fotos corrieron por grupos de whatssap de hombres. Fui una de esas mujeres a las que insultar por no ser delgada, de llamar de todo solo por una foto y por una descripción en una página web donde dejaba claro mis ideales, mis valores. Una mujer no normativa no puede tener de eso. Una mujer no normativa se merece la agresión y no puede quejarse al respecto.

En realidad previo a Forocoches, o en paralelo a este hecho, viví otras experiencias que me han dejado traumatizada por injustas. Desde hombres en quiénes confiaba obligándome a tener un sexo que yo no quería o directamente haciéndome cosas sin mi consentimiento, pasando por hombres en discotecas burlándose de mis amigas y de mi misma, hombres que quería aprovechándose de mi estima y plantando su egoísmo en el salón de mi casa, hasta hombres tratándome de loca y contando mis miserias para desprestigiar mis argumentos en cualquier tema. A eso sumé las muertas, las violadas, las deprimidas, las precarias, las mujeres con trastornos de alimentación, etc.

Este mundo masculino/cis me asfixió. Y me encerré en mi misma. O me hice un poco como ellos. No lo sé. El caso es que si un hombre cis me hablaba automáticamente pensaba: "se está burlando de mi y si no se burlará de otras amigas", "seguro que piensa que soy una gorda pero que al menos podrá follar con alguien", "¿habrá visto mi foto en Forocoches?¿será capaz de hacer algo así?". No hace falta decir que esto me impidió relacionarme con hombres en cualquier ámbito. No hace falta decir que no podía tener sexo porque mi mente no me lo permitía. Por un lado sentía que hacía lo correcto, estar alerta, ver el asco de esta sociedad machista y rechazarlo. Por otro, mi mente me negaba confiar en mis posibilidades o en las de los demás. ¿Cómo hacer algo diferente si crees que el resto del mundo no lo entenderá y seguirá machacándote?

Actualmente soy muy crítica con nuestras relaciones heteronormativas y me sigue repateando los comportamientos machistas. Veo poco factible en esta sociedad poder tener relaciones sanas de manera fácil menos aún con hombres cis (¿cómo se puede amar a quién te oprime?¿quién te oprime puede dejar de hacerlo y amarte libremente?¿cómo liberarme sexualmente si quién tengo delante solo piensa en aprovecharse de ello?¿se está liberando sexualmente quién tengo delante o solo ampliando el alcance de la opresión que ejerce?), no digo que sea imposible pero sí bastante excepcional. 

Necesitamos un referente heterodisidente (quiénes todavía vamos por la vida de heterosexuales a esperas de quitarnos de encima este etiquetaje) para romper con la masculinidad tóxica, con el amor romántico, con el sometimiento emocional de las mujeres y el control emocional de los hombres, para romper con la gordofobia y la presión estética y un largo etcétera. 

Llevo tiempo escribiendo sobre ello. Quién sabe si algún día saco algo en claro.


miércoles, 24 de mayo de 2017

La nube

A veces soy solo un cuerpo.
O proyecto de cuerpo.
O cuerpo de trapo.
Una nube oscura es mi cabeza
y desfila a través de mi columna.
"Señorita, 
tiene usted una contractura en el trapecio.
Vigile la postura".
A veces,
todas las horas me pellizcan la piel.
Acabo el día en carne viva.
Apoyo la nube en la almohada.
Llueve y hace viento.
Su silbido rebota en mis sesos.
"Señorita,
tome una de estas pastillas
antes de ir a dormir".
Y en el espejo,
vacío.
Y en el espejo,
rabia.
Y en el espejo,
cansancio.
Y en el espejo,
"no-sé-que-está-pasando".
El solo cuerpo,
o proyecto de cuerpo,
o cuerpo de trapo
está deshilachado.
Las costuras 
apenas se mantienen unidas.
Intento hacer remiendos.
Una y otra vez.
Y más remiendos.
Y otro. 
Y otro.
Llevo mil en tres horas.
"Señorita,
haga usted un esfuerzo.
Hay muchas cosas bonitas".
Y se juntan el día-tarde-noche.
Y los meses podrían llevar 
todos el mismo nombre.
Y como caos.
Y se agarra a mi estómago.
Me hincho como un globo.
Un globo incapaz
de hacer su viaje en el cielo.
"Señorita,
está usted cogiendo muchos kilos.
Haga dieta y ejercicio".
Y la nube,
el solo cuerpo,
proyecto de cuerpo,
o cuerpo de trapo,
la contractura,
el insomnio,
el espejo,
los remiendos y el caos
tocan a una puerta:
"No tengo ganas de vivir".

jueves, 18 de mayo de 2017

La falda de pana roja


La primera vez que tuve cierta conciencia de que era gorda y que ser gorda estaba mal fue a los 5 años, aproximadamente.

Mi madre nos había regalado a mi hermana y a mi una falda roja de pana con un pequeño lazo al inicio de una abertura en la parte de atrás.

Me encantaba esa falsa. ¡Cuanto me gustaba! ¡Me sentía tan bien con ella! ¡Una falda roja! ¡De mi color favorito! Además mi madre, como madre atenta a esos detalles a los que yo no presto atención, nos había puesto en el pelo un lazito a juego con la falda. 

Unas gemelitas con cinco años, unos leotardos blancos, una falda roja, unos zapatos de charol negros, no recuerdo de que color era el jersey- sí que era de cuello alto-. Me da mucha rabia que se haya perdido en mi memoria ese detalle, porque soy capaz de imaginar aquel momento como si fuera hoy mismo.

Unas niñas de clase no paraban de mirarnos. De hacer bromas y reírse. Yo pasaba cerca de ellas (creo que venía de ir a tirar algo a la papelera), confiadísima de mi misma, con una osadía que para mi la quisiera ahora, tan valiente, tan yo misma.

Entonces una de esas niñas (parece que las veo, sentadas juntitas, "jijiji") me dijo:

"Que mal te queda esa falda, tus piernas son muy gordas".

Recuerdo que en ese momento saqué toda mi dignidad, como una folklórica de las que oía mi madre, de esas que miran a la cámara con ojos penetrantes mientas cantan, y respondí:

"Eso es envidia".

Sin embargo, ese comentario sembró "algo" en mi cabeza. Mientras caminaba hacía mi pupitre, y aunque iba ganando el argumento de la envidia, dudé de mi misma.

Yo era gorda.
Ser gorda está mal.
Hay ropa que las gordas no llevamos.
La sociedad gordofóbica me dio su primer aviso.

viernes, 12 de mayo de 2017

Fase 4.

¿Dieta o no-dieta?,
esa es la cuestión.
Amar los pelos de mi sobaco,
pasearlos libres.
O depilarme "por-si-lo-que-sea".
Tinte negro o canas blancas.
Guerra en mi cabeza.
Ropa "que disimule".
Ojalá un look de excesos.
Pero "es-que-no-me-veo".
En realidad, es que soy simple.
"Sexy" no le pega a esta cara.
Soy un "no-estoy-tan-mal".
Quiero ser Frida Kahlo
y dibujarme con la grasa
alrededor de mis caderas.
Me pinto los labios.
Me salgo de la comisura.
Mi cara es un punto rojo
color de mis pasiones.
Mis caricias te follan.
Tus miradas me bastan.
Seis meses no son nada.
Juego yo sola.
Sin prisas.
Sin dar explicaciones.
A mi ritmo.
¡Claro que es posible!
Doblo esta panza.
Es suave y divertida.
La estiro y desaparece.
Y el efecto me gusta.
Miro la foto de "no-parezco-yo"
y pienso "esa tía está buena".
Pero, ¿qué más dará?
¿Qué hago aquí?
Voy despacio.
Luego acelero.
Dudo.
Y hago equilibrismos.
Esto podría estar hasta bien.

Fase 3.

No quiero ser nada.
No quiero una identidad.
Ni ropa.
Ni besos.
Ni paseos por el mundo.
Una pared blanca.
O transparente.
Enfadada.
Y solitaria.
No quiero ser nada.
Muerta de rabia.
No estoy.
No digas que estoy.
No estoy.
Te entrego mis libros.
Te entrego mis discos.
Tíralos a la basura.
No soy.
Me he esfumado.
Foto: C. Godino, Valencia.

Fase 2.

Enseña la carne.
Una carne ocultada.
Vestidos ceñidos.
Tacones.
Estás tan guapa con ese escote,
aunque ya sé que es una mierda 
que te griten por la calle.
Maquíllate aunque no lo hagas bien.
Ponte un bañador.
O hasta un bikini.
Estrías poderosas.
Barriga blanda.
El mundo es vuestro.
Folla con quién quieras.
Arriba.
Abajo.
Que te mire mucho.
Que te mire todo.
Folla porque sí.
Se obscenamente femenina.
Sea lo que sea eso.
Se bruta.
No calles.
Paséate con tu gran boca abierta.
Tus grandes brazos.
Tus grandes ganas.
Tus grandes todo.
Dibujo: R. Godino M.

Fase 1.

Pantalones largos hasta en verano.
Que no se te vean las piernas.
Desterradas las camisetas de tirantes.
Que no se te vean los brazos.
Que todo sea ancho
para que se desfigure tu figura.
No vayas a la playa.
Prohibido el bañador.
Censurado el bikini.
Invisible.
No folles.
Tendrán que verte.
Nada de eso.
Que nadie te vea.
O apaga la luz.
O ves vestida.
Que no te mire.
Déjalo, no puedo.
Tú pelo no es suficientemente hermoso.
Recógetelo.
Por nada del mundo te lo cortes "a lo chico".
Que todas las camisetas y blusas
lleguen por debajo del culo.
Todos mirarán tu trasero.
Es ley de vida,
aunque el tuyo no es hermoso.
Nada de escotes.
Eso no va contigo.
No te maquilles, no tienes gracia.
Estás tan ridícula si vas femenina.
Que fatal verte tan masculina.
Pero mejor así que disfrazada
de lo que no puedes ser.

Dibujo: R. Godino M.

martes, 2 de mayo de 2017

Spice Girls: lo que me enseñaron sobre el feminismo.



No, no estás leyendo mal. Pone Spice Girls, el grupo machacón por excelencia de los 90. Y no, tampoco me pasa nada (bueno, a saber...). El título es el que es y sí, de ellas aprendí una de mis primeras lecciones feministas.


Reconozco que con ellas también aprendí de que iba eso del capitalismo, una gran máquina de hacer dinero sin importar el cómo (además de hacerlas millonarias y de hacer millonarios a algunos productores, estas cinco mozas estuvieron 3 años de gira, esto es 7 días a la semana viajando por el mundo, siendo entrevistadas por la mañana en un país y actuando por la tarde en otro distinto para acabar en un show de la tele en otro más a la noche... No es de extrañar que la gente del espectáculo además de rica tenga problemas de adicciones, depresiones y trastornos varios).


Pero sigamos. Las Spice Girls eran cinco mujeres bastante no normativas. No es que fueran feas pero modelos tampoco. Así Gery recibía insultos como "cerdita" (por la forma de su nariz) y "gorda" ya que era la que más kilos aparentaba pesar (al parecer en persona es pequeñísima, o sea que lo de gorda...). Mel C, una mujer de poco pecho llamada hasta la saciedad "marimacho". Lo mismo que Mel B que aunque atractiva no tenía medidas 90-60-90. A Emma también la trataban de gorda y a Victoria, bueno Victoria era la más normativa, así que no recuerdo ningún insulto hacía su físico.

La manera de actuar de las mozas tampoco era "femenina". Algunos las consideradaban un grupo de lesbianas no apto para menores por reconocer que mantenían relaciones con mujeres (aunque luego, y que yo sepa, todas han acabado con señores, que no es que yo crea que acabar con un señor ponga en duda tu bisexualidad, es que la sombra del marketing siempre me hace cuestionar las cosas, en cualquier caso pusieron sobre la mesa que no todo es ser hetero) y de mamarrachas, por no ir elegantes, ser bastas y hacer "cosas de hombres". Mel C, la deportista, fuerte y siempre en chándal, Gery que había sido modelo de fotos eróticas y tocaba culos a príncipes, Mel B con sus aspiraciones de rapera (incluso hizo un tema con Missy Elliot) y actitud agresiva, por su parte Emma y Victoria ponían un poco de "normalidad" a todo esto, dulzura y supuesta elegancia, amor e idilotría por las marcas de ropa, "cosas de mujeres".

Su tema "Wannabe" es una oda a la sororidad y una declaración de intenciones. Quiero esto. Esto. Esto. Y mis amigas son más importantes que cualquier señor. Si un señor no me acepta, pues que se pire a casa. La amistad por encima del amor romántico, ahí es nada. Cierto es que acabaron como el rosario de la aurora (el poder del dinero, es lo que tiene) pero oigan, por primera vez alguien me cantaba que buscar afecto en un hombre no era el centro de mi vida.

Las Spice Girls me enseñaron que podía llevar mechas imposibles, ser gorda, no tener pecho o tener mucho, experimentar mi sexualidad, vestir mal, saltar, romper cosas y que no pasaba nada. No tenía que ser normativa. Ni perfecta. Podía sacar la lengua, no llevar sujetador y sobre todo, aliarme con mis amigas. El mundo era nuestro. El mundo es nuestro. Girl power.

lunes, 24 de abril de 2017

"Viejo verde"

¿Os dais cuenta de cómo el patriarcado ha hecho que la figura del "viejo verde" al final nos sea simpaticona?
A más de una de nosotras nos ha tocado vivir un momento con un señor de más de 60 años que nos ha acosado sexualmente en la calle, trabajo, etc.
A los 18 años un señor mayor que me solía observar mientras trabajaba de canguro, se acercó para ofrecerme dinero a cambio de irme con él.

Varias veces en el autobús han intentado rozarse conmigo o me han tocado el muslo, también en zonas masificadas algunos señores mayores me han tocado el culo.
No hace gracia. Me da igual que sea un señor mayor. Me da igual si ya no mantiene relaciones sexuales. Me da igual. Si seguimos entendiendo a los agresores y disfrazando las agresiones no cambiaremos nada.
Os cuento: las veces que he intentado ridiculizar al susodicho, la gente ha visto la escena graciosa. Yo enfadada. Asqueada porque he notado el miembro de un señor. Sintiéndome abusado. Sintiéndome una mierda. Y la gente venga a la risa, ¿somos gilipollas?


Dejemos de poner excusas.
Cuando me lo han hecho tipos jóvenes, al parecer lo tengo que aguantar porque están de fiesta. Si me lo hacen señores de mediana edad, ¿no voy muy provocativa para mi edad? Y si me lo hacen viejos, es que los señores están seniles.
BASTA DE JUSTIFICACIONES.
El personaje de "viejo verde" es violencia. Punto. Es acoso. Punto. Es patriarcado. Punto. Es machismo. Punto.
Menos risas y más atender y entender a las víctimas.

Sudor Marika






Lenguas insurrectas,
cuerpos castigados
Vivas y furiosas
contra el patriarcado.

sábado, 22 de abril de 2017

¡Tú no eres mi papi!


Reggaeton feminista. Caña.

Reflexions heterodissidents (Part 3.)

La pressió estètica que patim les dones també s'alia amb l'home. L'ideal físic per a la dona és prim, si pot ser d'estatura més baixa que l'home, femenina (signifiqui el que signifiqui això) i amb un aspecte eternament jove. Aquesta descripció respon al desig heteropatriarcal de fer de la dona un ésser fràgil, cosificat, feble i indefens, fàcilment manipulable. En teoria, aquest desig va unit a un instint de protecció de l'home cap a la dona però darrere hi ha un missatge molt pervers: com menys força física tinga la dona i menys autoestima, més violència es pot exercir contra ella. Com ja sabem, la violència no és exclusivament física, la psicològica destrueix de la mateixa manera la vida de les dones. Tampoc vol dir això que les dones amb més pes no sigan objecte de la violència en qualsevol de les seues expressions, que les dones de menys pes no pugan desenvolupar una gran força o que les dones considerades femenines (signifiqui el que signifiqui això) no pugan patir els mateixos menyspreus que les altres.
La situació és aquesta: ens volen primes (segons el cànon de bellesa establert, el cos prim és més eròtic, sexy i bonic), ens volen de menor alçada (envoltar-nos amb els seus braços els resulta atractiu), ens reclamen femenines (perquè això és el gènere, construir un estereotip entorn la idea de què és ser dona i ser dona és agradar a l’home) i sol·liciten joventut per sentir-se vius, lluny dels compromisos de l'edat adulta (la resta de dones són catalogades de avorrides, estrictes o massa severes) .
Ara bé, tot això té una doble lectura: la primesa i la baixa estatura no pertorba la seua masculinitat, no competeix amb ella, ells seguiran sent més grans que nosaltres, tenen la força i per tant el control, el seu cos com a expressió de dominació masculina. La feminitat (signifiqui el que signifiqui això) els recordarà que són mascles, que ningú els pot treure aquest rol, que han d'opinar de les dones tot el temps i de qualsevol manera. Pel que fa a l'edat, la joventut de l’altra persona els permet anar de mestres, de senyors experimentats que ensenyen a dones joves, senyors que saben aconseguir aquesta possessió que semblava inabastable, senyors que poden aprofitar-se de la ingenuïtat o la manca d'experiència, de la baixa autoestima o dels dubtes de qui tenen al costat. En conclusió: no desitgen prop a dones que alteren l'ordre establert, a dones que trenquen estereotips, que contesten més enllà de l’edat, que envaeixen el seu espai amb els seus grans culs o la seua gran alçada, que siguin la veu de l'experiència, que llueixen arrugues belles, dones que no porten talons, que no porten escots o que els porten de manera desproporcionada, no desitgen a dones que posen de cap per avall l'ordre heteropatriarcal perquè és en ell, on troben el privilegi i el tan anhelat abús de poder que la masculinitat hegemònica persegueix a qualsevol preu.
L’ heterodissidència també és això: és trobar en els cossos grans un potencial de resistència contra l'heteropatriarcat, contra el capitalisme i la gordofòbia, és lluir-se gran i alta sense temors, que la primesa no siga sinònim de delicadesa, no tenir el complex etern de no agradar als homes (què més donarà el que ells vulgan?), vestir amb draps, portar una camisa d'home, que l'home o la dona es pugen a talons altíssims o es posen l'escot més vulgar, que l'edat no reste, que la joventut no siga l’excusa del matxirulo per fer les seues matxirulades, que les marques de la pell no sigan més que la teua veu, la veu d'una dona, o d’un home, que lluita per apoderar-se, per ser amb total llibertat. L’ heterodissidència és un home prim amb una dona o un home gros, un home baix amb una dona molt alta, és un home que no vol dominar amb el pretext de l'edat, que aprecia la joventut, la maduresa i la vellesa, un home i una dona que fan front al pas del temps i es nodreixen de llibertat i volen la llibertat dels altres.