lunes, 17 de julio de 2017

La heteronormatividad nos dejó fuera


La heteronormatividad nos dejó fuera.
Por fexs.
Por gordxs.
Por poco masculinos.
Por poco femeninas.
Por indefinidxs.
Por tener demasiado sexo.
Por tener muy poco.
Por responder al machirulo.
Por no ser un machirulo.
¿Cómo encajar con tu amor romántico?
¿Qué somos si no somos monógamxs?
¿Qué somos si no somos poliamorosxs?
¿Qué hacemos las heteras asqueadas?
No hay respuestas.
Vírgenes a edades que nadie espera
preguntándose porque nunca 
fueron invitadxs a salir un sábado noche.
Educación sexual de pandereta.
El preservativo que te dieron 
en el instituto ya ha caducado.
Y me dices que todo es perfecto.
Todo tan equitativo e igualitario.
Todo sexo seguro, consentido y mega-placentero.
La falsa ilusión de la modernidad, del progreso.
¿Desde que pedestal me lo dices?
¿Te crees que me lo creo?
El discurso de "los problemas están en vidas ajenas".
Mentira.
Heterodisidencia para partir tu masculinidad.
Heterodisidencia para empoderar la feminidad.
Heterodisidencia o barbarie.
¿Dónde está quién administre 
estas emociones y sentimientos?
Hijxs de los celos y el miedo al futuro.
Hijxs del "no puedes fracasar".
Hijxs del maltrato psicológico.
Sexo para todxs.
Amor para todxs.
Todas las posibilidades con todxs.
Ideal que no llega.
Que no es.
¿Dónde estamos?
¿Entre el camino del querer y no poder?
Sumamos frustraciones y dudas.
Me quedo escribiendo.
Expulsada del Club de los Chicos.
No.
Sé.
Qué.
Pasa.
Hoy.
Una caricia sincera sería el mejor sexo.

No hay comentarios: