martes, 1 de agosto de 2017

"Apología de la enfermedad"

La gordura no es insana. Eso son prejuicios producto de la cultura de la delgadez. La gordura puede suponer un riesgo para la salud, como muchas otras cosas. La gente que luchamos contra la gordofobia sabemos que esto es así. Nos hemos informado al respecto, lejos de la idea de que no nos importa saber ni escuchar. Lo que venimos a defender es que la gordura es una realidad corporal no una enfermedad. Hay gente delgada y gente gorda, gente alta y gente baja. Seguramente entre todas estas realidades haya gente enferma y gente con patologías, no es algo exclusivo de la gordura. Lo que venimos a defender es el respeto hacía todos los cuerpos y la diferencia como algo necesario para aprender a tolerar a todas las personas. Así de sencillo. Son los prejuicios los que hacen que la gente insulte a la gente gorda, les marginen, les acosen, etc. Venimos a hablar de esta injusticia ante una sociedad que se nutre de que no nos queramos, vendiéndonos productos para adelgazar y un sinfín de historias entorno al peso. Cada persona es libre de decidir sobre su propio cuerpo. Este es el punto. Dar una mala imagen de la gordura no ayuda por diferentes razones. Se da a entender que alguien gordo no puede hacer deporte ni comer sano. Sin embargo conozco a gente gorda ágil y que es vegana, por ejemplo. También conozco a gente gorda con problemas de salud, por supuesto. Del mismo modo conozco a gente delgada con problemas de salud y que comen mal, pero también a gente que come sano y hace deporte. Las posibilidades son muchas. En el caso de la gente gorda entendemos que cualquier mal va relacionado a su peso, pero en el caso de las delgadas no. Sin embargo, y aunque como dije, el peso pueda ser un factor de riesgo en algunos casos, no lo es todo. Repito, simplificar es un error y nos hace no ver la complejidad de las diferentes situaciones. Si entendemos que toda aquella persona gorda es una persona incapaz de hacer cosas y proyectamos estas ideas sobre ella obviamente conseguiremos que efectivamente la persona no vaya al gimnasio, no quiera comer en público, al tener miedo de ser insultada o discriminada (cosa que ocurre más de lo que nos pensamos). Si por el contrario, respetamos y entendemos que hay gente más grande que otra, la gente gorda no tendrá ese miedo al rechazo y podrá vivir una vida más plena. Que es de lo que se trata. Hay que informarse respecto a los movimientos de body positive y antigordofóbicos y dejar de creer que somos personas negadas y estúpidas que no queremos admitir que estamos fatal. Es insultante tratar de invisibilizarnos de este modo. 

Foto: Binomio Mujeril (FB, Tumblr). 
Serie Gordofobia. 2017.

No hay comentarios: