Entradas

Mostrando entradas de enero, 2018

Imágenes de belleza gorda

Imagen

Y si.

Imagen
Me da miedo sentirme tan vulnerable.
Y mirar vuestros rostros y poder ver tanta fragilidad.
Voy caminando por la calle y pienso que todo es irreal.
Floto sobre algo que puede romperse.
No hay un botón de "deshacer" o "recuperar" para estos casos.
Yo quería la soledad de estos cuartos vacíos que ahora me comen.
Oigo el eco de todo lo que no quiero oír en ellos.
Sé que debo pasar por esto.
Aceptar o algo así.
(¿Cómo hacerlo?)
Y sacar algo de esta ansiedad.
(Puedo notar el corazón casi estallando en mis orejas).
Y escuchar mis ideas.
(¿Por qué? ¿Por qué? ¿Y si?).
Y abrazar mis emociones por feas que parezcan ahora.
(Ya sé que la tristeza nos molesta).
Y odiar y amar la vida.
Odiarla mucho.
Estoy muy enfadada con ella.
Espero que al final de todo esto exista un rinconcito de tranquilidad con una misma.



Soy una cerda. Gordofobia y especismo.

Imagen
Una de las grandes muestras de especismo se refleja en como recurrimos a la animalidad o a la bestialidad para rebajar a las demás personas, minorías o colectivos oprimidos. Desde esta premisa se compara al animal humano con el resto de animales tratándoles de seres inferiores, sin importancia, brutos, absurdos, estúpidos, cosas de las que sustraer provecho. Como mujer gorda me han llamado vaca, foca o cerda, lo que va más allá de un chiste sin relevancia y pasa a ser la expresión de toda una ideología dominante. Primero, el machismo, la idea de que una mujer debe responder a un cánon estético debidamente aprobado por la mirada masculina. Segundo, la gordofobia, la idea de que una persona gorda es alguien a quién rechazar plenamente, ridiculizar y discriminar. Tercero, el especismo, la idea de que una vaca, una foca o una cerda son animales de una categoría mucho más baja que la humana. Mi cuerpo se convierte por lo tanto en ese trozo de carne que te pones en el plato a la hora de cenar…